Exquisito Pastel de Fresas Con Pay de Queso Crema

Este pastel de fresa con pay de queso y crema es un sueño de pastel! Con dos capas de pastel de fresa y una capa cremosa de pay de queso de vainilla en el medio, este pastel es delicioso. Es dos pasteles en uno: pastel y pay de queso, es una exquisita y fabulosa combinación de fresas y crema. ¡¿Hay algo mejor que eso?!

Este pastel realmente no es difícil de hacer, pero lleva algo de tiempo debido a los dos elementos diferentes del pastel. Por lo general, primero se hace el pay de queso y se deja reposar durante la noche. Luego, al día siguiente, se hornean los pasteles y se pone todo junto. Se puede hacer todo en un día, pero esperar a que se prepare el pay de queso puede llevar un poco.

Foto: LIFE, LOVE and SUGAR

Una cosa de la que desea estar seguro al hacer las tres capas es que todas tengan el mismo tamaño. Si se tiene un molde de resorte que no gotea (son difíciles de encontrar para mí), se hornean todas las capas en él. Si no es así, o si se prefiere un molde para pasteles normal, también se puede usar moldes para pasteles de 9 pulgadas. Para preparar el molde para el pay de queso, simplemente se presiona el papel de aluminio en el fondo del molde y dejamos sobresalir el papel por los lados del molde. Es recomendable usar el papel aluminio para levantar el pay de queso del molde una vez que esté frío y firme.

Para poder congelar el pastel, se utiliza una crema batida de queso crema. Debido a que el pastel es bastante pesado con la capa de pay de queso en el centro, es mejor ir más ligero en el glaseado. La crema batida es súper ligera y tiene un sutil sabor a queso crema. Es agradable y estable, así que no hay de que preocuparse por si se está «derritiendo». Sin embargo, se puede ablandar cuando se asienta, así que al aplicarlo en el pastel, no lo debemos dejar reposar durante un período prolongado de tiempo o será un poco más difícil trabajar con él.

Foto: LIFE, LOVE and SUGAR

Debido a que el glaseado es una crema batida y, por lo tanto, es más suave que los glaseados normales, no se puede usar el método típico de toalla de papel para alisar un pastel. Se utiliza una espátula offset para aplicar la crema a los lados del pastel y alisarlo con una espátula alisadora. Terminamos el pastel poniéndole unas rodajas frescas de fresas. Si se va a servir el pastel más tarde después de armarlo, se puede agregar las fresas poco antes de servir para que no se sequen.

Ingredientes:

Para el Pay de Vainilla

  • 24 oz (678 g) de queso crema, a temperatura ambiente
  • 1 taza (207 g) de azúcar
  • 3 cucharadas (24 g) de harina para todo uso
  • 1 taza (230 g) de crema agria
  • 1 cucharada de extracto de vainilla
  • 4 huevos grandes, a temperatura ambiente
Foto: LIFE, LOVE and SUGAR

Para las Capas del Pastel de Fresa

  • 3/4 taza (168 g) de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
  • 1 1/2 tazas (310 g) de azúcar
  • 3/4 taza (173 g) de crema agria
  • 2 cucharadas de extracto de fresa
  • 6 claras de huevo grandes, a temperatura ambiente
  • 2 1/2 tazas (325 g) de harina para todo uso
  • 4 cucharaditas (18 g) de polvo de hornear
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/2 taza (120 ml) de leche
  • 1/2 taza (120 ml) de puré de fresa
  • 7–8 gotas de colorante rosado

Para la Crema de Queso de Crema Batida

  • 16 oz (452 g) de queso crema, a temperatura ambiente
  • 3 tazas (720 ml) de crema batida espesa, fría
  • 1 1/4 tazas (144 g) de azúcar en polvo
  • 1 cucharada de extracto de vainilla
  • 6–10 fresas en rodajas
  • 3 fresas, cortadas por la mitad
Foto: LIFE, LOVE and SUGAR

Preparación:

Del Pay de Queso 

  1. Precalentamos el horno a 150°C. Cubrimos todo el interior de un molde para pasteles de 9 pulgadas (23 cm) con papel de aluminio. Presionándolo en el molde para que quede lo más plano posible. Usaremos el papel de aluminio para levantar el pay de queso del molde cuando esté horneado y enfriado.
  2. En un tazón grande, mezclamos el queso crema, el azúcar y la harina hasta que estén combinados. Usamos la velocidad baja para evitar que entre menos aire en la masa, lo que puede causar grietas. Raspamos los lados del tazón.
  3. Agregamos la crema agria y el extracto de vainilla y mezclamos a velocidad baja hasta que estén bien combinados.
  4. Añadimos los huevos uno a la vez, mezclando lentamente y raspando los lados del tazón después de cada adición.
  5. Ponemos la masa del pay de queso en el molde para pasteles forrado.
  6. Colocamos el molde para pasteles dentro de otro molde más grande. Yo uso un molde para pastel más grande, pero se puede usar un molde para asar o cualquier otro molde para hornear más grande. Llenamos el molde exterior con suficiente agua tibia para subir hasta la mitad de los lados del molde. Horneamos por 1 hora.
  7. Apagamos el horno y dejamos el pay de queso en el horno con la puerta cerrada durante 30 minutos. No debemos abrir la puerta o se liberará el calor.
  8. Luego abrimos la puerta del horno y dejamos el pay de queso en el horno durante otros 30 minutos. Este proceso de enfriamiento ayuda a que el pay de queso se enfríe lentamente para evitar grietas.
  9. Retiramos el pay de queso del horno y lo dejamos enfriar hasta que esté firme, de 5 a 6 horas.
Foto: LIFE, LOVE and SUGAR

De Las Capas del Pastel de Fresa

  1. Precalentamos el horno a 180°C. Cubrimos los fondos de dos moldes para pasteles de 9 pulgadas (23 cm) con papel pergamino y engrasamos los lados.
  2. En un tazón grande, mezclamos la mantequilla y el azúcar a velocidad media hasta que tengan un color suave y esponjoso, aproximadamente de 3 a 4 minutos.
  3. Agregamos la crema agria y el extracto de fresa y mezclamos hasta que se combinen.
  4. Añadimos las claras de huevo en dos tiempos, mezclando hasta que estén bien combinados después de cada adición. Raspamos los lados del tazón según sea necesario para asegurarnos de que todo esté combinado.
  5. Combinamos la harina, el polvo de hornear y la sal en un tazón mediano. Combinamos la leche y el puré de fresa en una taza medidora.
  6. Ponemos la mitad de la mezcla de harina a la masa y mezclamos hasta que se combine.
  7. Agregamos la mezcla de leche a la masa y mezclamos hasta que se combine.
  8. Añadimos la mezcla de harina restante y mezclamos hasta que quede suave. Raspamos los lados del tazón según sea necesario para asegurarnos de que todo se combine. Agregamos el colorante para alimentos.
  9. Dividimos la masa de manera uniforme entre los moldes para pasteles preparados. Horneamos durante 27-30 minutos, o hasta que un palillo insertado en el medio salga con unas pocas migajas.
  10. Retiramos los pasteles del horno y los dejamos enfriar durante 2-3 minutos, luego los retiramos de los moldes a una rejilla de enfriamiento para terminar de enfriar.
Foto: LIFE, LOVE and SUGAR

El Glaseado

  1. Agregamos el queso crema a un tazón grande para batir y batimos hasta que esté suave, luego reservamos.
  2. Añadimos la crema batida, el azúcar en polvo y el extracto de vainilla a otro tazón y batimos hasta que se formen picos suaves.
  3. Agregamos el queso crema a la crema batida y batimos hasta formar picos rígidos. Esto sucederá con bastante rapidez. Colocamos el glaseado batido en el refrigerador.

Armado del Pastel

  1. Usamos un cuchillo de sierra grande para quitar las cúpulas de la parte superior de los pasteles.
  2. Colocamos la primera capa de pastel en un plato para servir o en una base redonda de cartón para pastel. Extendemos aproximadamente 1 taza de glaseado de manera uniforme sobre la capa de pastel.
  3. Usamos el papel de aluminio para levantar el pay de queso del molde, retiramos el papel de aluminio y colocamos el pay de queso encima del pastel.
  4. Extendemos otra taza de glaseado de manera uniforme sobre el pay de queso, luego agregamos la segunda capa de pastel encima. Si los lados del pastel no se alinean, usamos un cuchillo de sierra para recortar el exceso de pastel o pay de queso.
  5. Embetunamos el exterior del pastel.
  6. Hacemos remolinos con el glaseado batido alrededor del borde superior del pastel.
  7. Colocamos las fresas en rodajas alrededor del borde inferior del pastel. Colocamos las mitades de fresa en la parte superior del pastel alrededor del interior de los remolinos.
  8. Coloca un borde pequeño en el borde inferior del pastel.
  9. Guardamos el pastel (en un recipiente hermético, si es posible) en el refrigerador hasta que esté listo para servir. El pastel se mantiene muy bien durante 2-3 días.
Foto: LIFE, LOVE and SUGAR

Fuente: LIFE, LOVE and SUGAR 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.