Maravilloso Pastel de Ágata

Este pastel ágata tiene características maravillosas, tiene dulce comestible en la parte superior del pastel decorado con betún de mantequilla de acuarela.

Es un pastel para una ocasión especial, para un cumpleaños, una despedida de soltera o para alguna ocasión donde se necesite un postre realmente espectácular!

Cuando vi éste pastel en SugarHero! me encantó, la ágata me fascina y además los pasteles geoda están dentro de las tendencias 2018 y qué mejor oportunidad que hacer un grandioso pastel de ágata porque además es muy fácil de hacer!

El tutorial para hacer las ágatas de dulces ya tiene algo de tiempo en instructables, desde el 2016 pero bien vale la pena volver a verlo y hacer nuestras propias ágatas, está muy sencillo y divertido.

Los pasteles de piedras preciosas son tan omnipresentes en este momento, creo que todos hemos visto los pasteles de geoda hechos con caramelo  y hacer uno ¡es tan fácil! que definitivamente hay que animarse a hacerlo.

Todo lo que necesitamos para hacer las rodajas de dulces de ágata es un montón de dulces duros. Podemos conseguirlos en cualquier dulcería o tienda departamental y sólo tenemos que comprar las bolsas de dulces variadas preferentemente las que siempre se ven un poco incompletas, ya sabes, las que tienen sabores o diseños raros, aunque también hay que comprar los dulces duros de un solo tono. ¡Mientras más grande sea la variedad de colores y opacidades, mejor!

Luego, hay que aplastarlos, un mazo de carne funciona bien o un rodillo o palote como le llamamos por acá por el norte de México y, como beneficio adicional, obtendremos sacar cualquier agresión reprimida que podamos tener. Tenemos que asegurarnos de mantener los dulces divididos por color. Una vez que todos los dulces estén aplastados, hay que organizarlos en círculos concéntricos en moldes de papel de aluminio. Como nosotras mismas hacemos los moldes, podemos hacerlos de cualquier tamaño que queramos haciendo una variedad de formas redondas y ovales, para darle a la parte superior del pastel algo de variedad.

Si se cuenta con papel de aluminio resistente antiadherente para este proyecto es el ideal para usarlo porque el caramelo acabado  de salir de los moldes, no se adhiere ni se pela. Pero si no se puede encontrar ese papel de aluminio antiadherente, entonces le ponemos un poco de aceite antiadherente en spary para cocinar o bien un poco de aceite vegetal y eso nos ayudará con esta parte del proyecto.

Aquí está la magia de esta idea: después de que el caramelo se arregla en los moldes de aluminio, se hornea por unos minutos. En el calor del horno, el caramelo se funde, creando un patrón perfecto de ágata. Los dulces claros son maravillosamente translúcidos, los caramelos opacos añaden un sorprendente contraste y los anillos se combinan para crear un diseño hermoso y natural.

Una advertencia de SugarHero!: NO he podido hacer que esto funcione con caramelos de roca. Algo sobre la forma en que se forma significa que no se derrite en forma líquida en el horno como lo hacen la mayoría de los caramelos duros. ¡Así que adhiérete a los Jolly Ranchers duros, a los peppermints, a las mentas Starlight, a cosas así

Una vez que los dulces se cuecen y se enfrían, son tan firmes como los dulces duros comunes y se pueden manipular con facilidad. Se pueden pintar los bordes exteriores con un poco de polvo de brillo plateado. Este paso es opcional, pero como tantas rebanadas de ágata reales tienen una banda delgada de oro u otros acentos metálicos alrededor del borde, parece apropiado.

Para hacer las rebanadas de ágata con el efecto de crema de acuarela hay que apegarse a la paleta de colores que usemos para el ágata, en este caso se utilizaron diferentes tonos de azul, púrpura y rojo rosáceo para embetunar el pastel.

La técnica de acuarela es fácil, pero puede requerir un poco de esfuerzo para hacerlo bien. Y agregarle rocas alrededor es una idea genial.

Se ha usado una receta de pastel de chocolate, embetunado con rayas multicolores de crema de mantequilla de vainilla. La idea era que el pastel se viera como una rebanada de ágata cuando lo cortas también, pero era mejor cuando se imaginó  que en la ejecución, pero igual el sabor del pastel es delicioso.

A continuación, se incluye un breve video sobre cómo hacerlo SUGARHERO!

Pastel de Ágata

¡Este pastel de Ágata tiene rebanadas o rodajas de ágata comestibles encima del pastel de betún de crema de mantequilla de acuarela! Se puede usar cualquier esquema de color que gustemos para las rebanadas o rodajas de ágata y para el betún de crema de mantequilla. Hay que tener en cuenta que el caramelo de las rebanadas de ágata se pondrán suaves y pegajosas cuando se exponga al aire húmedo o a la humedad (como en la crema de mantequilla), por lo que es mejor agregar las rebanadas de ágata al pastel poco antes de mostrarlas y servirlas. Se pueden hacer con días de anticipación y guardar en un recipiente hermético hasta que estén listo para usar.

Para las rebanadas o rodajas de ágata, se requiere una variedad de dulces duros en diferentes colores y opacidades. Cada caramelo solo tomará una onza o dos de caramelo (dependiendo del tamaño y el grosor de las rebanadas), pero se recomienda una buena variedad para elegir, por lo que te aconsejo comprar varias bolsas de dulces variadas: la tienda de dólar es un buen lugar para encontrar opciones raras y divertidas!

Ingredientes:

Para las Rebanadas de Ágata

  • Dulces duros variados, de 1 a 2 onzas por porción grande de ágata
  • Papel aluminio resistente antiadherente
  • Brillo plateado en polvo comestible, opcional
  • Vodka si se usa el polvo plateado, opcional

Para el Pastel de Chocolate

  • 6 oz de mantequilla a temperatura ambiente
  • 2/3 de taza de azúcar granulada
  • 2/3 de taza de azúcar morena
  • 2 huevos a temperatura ambiente
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla
  • 1 taza de suero de leche a temperatura ambiente
  • 1/2 taza de crema agria a temperatura ambiente
  • 2 cucharadas de agua o café
  • 1 3/4 de taza de harina para todo uso
  • 1 taza de cacao en polvo sin azúcar
  • 1 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 1/2 cucharadita de sal

Para el Buttercream

  • 3/4 de taza de claras de huevo líquidas pasteurizadas
  • 6 tazas de azúcar en polvo
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 6 barritas de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 2 cucharadas de extracto de vainilla
  • Colorante de alimentos en gel: Americolor Electric Purple, Violet, Sky Blue, Navy Blue, Electric Pink y Super Red

Preparación:

Para Hacer las Rebanadas de Ágata

  1. Tomamos un cuadrado de papel aluminio resistente antiadherente, con el lado antiadherente hacia arriba. Colocamos un tazón pequeño o una taza en la parte superior, para servir de guía, y doblamos los bordes para formar un molde circular con al menos un borde de 1 pulgada alrededor del centro. Repetimos, haciendo diferentes formas y tamaños, para la cantidad de rebanadas de ágata que queramos. Colocamos los moldes de aluminio en una bandeja para hornear y precalentamos el horno a 180°C.
  2. Dividimos los dulces por color. Mientras todavía están en sus envoltorios, usamos un mazo de carne, un rodillo u otro objeto grande y pesado para aplastarlos en trozos pequeños: ¡cuanto más cerca esté del polvo de caramelo, mejor! Deshacemos la envoltura y ponemos los dulces triturados en tazones pequeños, divididos por tipo de dulce. ¡Cuantas más variedades de color y opacidad podamos obtener, mejor! Después de que el dulce se triture, comenzará a ponerse pegajoso ya que está expuesto a la humedad en el aire, por lo que debemos comenzar a formar las rebanadas o rodajas de ágata inmediatamente.
  3. Colocamos unas cuantas cucharadas de un color en un molde de aluminio, y usando un pequeño pincel para alimentos  para extenderlo a lo largo de los bordes exteriores del molde en una capa uniforme. (Se pueden usar los dedos, pero el caramelo tiende a pegarse a la piel, por lo que el pincel es más rápido y menos sucio). Debemos asegurarnos de que la capa no sea demasiado fina, ya que el caramelo se derrite, se adelgazará un poco, por lo que la capa al menos 1/4 de pulgada de alto si es posible. Agregamos un segundo color diferente y cepillamos uno hacia los bordes al lado del primero. Continuamos haciendo anillos concéntricos de trozos de caramelo en el molde, alternando colores y opacidades, hasta que se haya llenado todo el molde con caramelo triturado.
  4. Una vez que todos los moldes de aluminio estén llenos, los metemos  al horno a 180°C por 4-5 minutos. Los revisamos después de 4 minutos para ver si todas las piezas de caramelo se han derretido. Si quedan algunas piezas sin fundir, horneamos durante otros 30-60 segundos, solo hasta que se derrita pero el burbujeo sea mínimo. Dejamos que el caramelo se enfríe por completo, luego retiramos suavemente el molde de aluminio.
  5. Si lo deseamos, mezclamos un poco de polvo de lustre plateado comestible con un poco de vodka para hacer una pasta de color y pintamos con una delgada línea plateada alrededor de los bordes de las rodajas de ágata. Guardamos los caramelos en un recipiente hermético hasta que estén listo para decorar el pastel.

Para Hacer el Pastel de Chocolate

  1. Preparamos cuatro moldes para pasteles de 8 pulgadas con papel pergamino o encerado y los roceamos con aerosol antiadherente para cocinar o con un poco de aceite vegetal. Precalentamos el horno a 180°C.
  2. Agregamos la mantequilla y ambos azúcares a la taza de una batidora grande equipada con un accesorio de paleta. Batimos juntos a velocidad media-alta, hasta que estén suaves y esponjosos, aproximadamente 5 minutos. Agregamos los huevos uno por uno, batiendo bien después de cada adición. Agregamos el extracto de vainilla y mezclamos bien.
  3. En otro recipiente, mezclamos el suero de leche, la crema agria y el agua (o café, si está usando). En otro recipiente, tamizamos la harina, el cacao en polvo, el bicarbonato de sodio y la sal. Con la batidora funcionando baja, agregamos un cuarto de la mezcla de harina tamizada. Cuando las rayas de la harina casi hayan desaparecido, agregamos un tercio del líquido al tazón. Cuando eso se incorpore, continuamos agregando los secos y líquidos en un patrón alterno, terminando con los ingredientes secos.
  4. Cuando los ingredientes secos estén casi incorporados, detenemos la batidora. Raspamos el fondo y los lados del tazón con una espátula de goma y terminamos de mezclar el pastel con un batidor de mano. Dividimos la mezcla entre los moldes preparados, dando a cada uno aproximadamente 11 onzas, y los alisamos en una capa uniforme. Horneamos los pasteles durante 22-25 minutos, hasta que un palillo de dientes insertado en el centro salga con solo unas migas húmedas. Enfríamos los pasteles por completo antes de armarlos.

Para Hacer el Buttercream

  1. Combinamos los blancos, el azúcar en polvo y la sal en el tazón de una batidora equipada con un accesorio de paleta. Mezclamos todo junto a baja velocidad, hasta que el azúcar se humedezca y no queden restos secos. Apagamos la batidora, raspamos los lados y el fondo del tazón de la batidora con una espátula, luego ponemos la batidora a velocidad media. Batimos a velocidad media durante 5 minutos.
  2. Después de 5 minutos, ponemos la batidora a medio-bajo y comenzamos a agregar la mantequilla suavizada a temperatura ambiente, de 1-2 cucharadas a la vez. Una vez que se haya incorporado toda la mantequilla, agregamos el extracto de vainilla y lo mezclamos. Detenemos la batidora y raspamos la parte inferior y los lados una vez más. Ponemos la batidora a velocidad media y batimos la crema de mantequilla durante 10 minutos. Al final, tendremos un glaseado con una textura maravillosamente ligera y cremosa. Puede usarse de inmediato o almacenarse en el refrigerador por hasta dos semanas o en el congelador por hasta dos meses. Si se ha congelado el glaseado, dejamos que alcance la temperatura ambiente y luego lo batimos durante varios minutos para suavizarlo y restaurar su textura antes de usarlo.

Para Armar el Pastel

  1. Decidimos qué colores queremos usar para el pastel. En el pastel de la foto se utilizó el azul, el púrpura y el rosa. Para hacer los betunes teñidos empezamos por reservar 1 taza de glaseado blanco, teñimos 1/2 taza de glaseado negro, luego se usó colorante para alimentos en gel para obtener un tono oscuro y claro para cada color que se vaya a usar se hace tono oscuro y claro, en el pastel de ejemplo se hizo azul oscuro y azul claro, morado oscuro y morado claro, y rosa oscuro y rosa claro. Luego colocamos cada color en su propia manga pastelera.
  2. Colocamos una capa de pastel en un cartón de pastel y lo colocamos en un plato giratorio para pasteles. Hacemos anillos de glaseado concéntricos, inspirados en las bandas oscuras y claras de las rebanadas o rodajas de ágata. En éste pastel la primera capa de glaseado tenía una delgada línea de betún negro a lo largo del exterior, luego azul oscuro, luego blanco, luego azul claro, luego negro, luego un centro blanco. No se tiene que hacer esto exactamente, solo alternar colores en la misma familia de tonos para hacer anillos concéntricos.
  3. Agregamos una segunda capa de pastel en la parte superior, y hacemos lo mismo con una familia de colores diferente utilizando tonos de rojo y rosa para esta capa. Agregamos una tercera capa, y esta vez, usando otro conjunto de colores (se utilizaron tonos púrpura). Finalmente, se completa con una cuarta capa de pastel. Se extienda una fina capa de glaseado a lo largo de la parte superior y los lados de la torta, para asegurar las migas y refrigeramos durante 30 minutos hasta que esté firme.
  4. Tomamos las bolsas de plástico con glaseado teñido, y colocamos puntas y líneas pequeñas de diferentes colores de glaseado a lo largo de los lados del pastel, hasta que esté casi cubierta con una variedad aleatoria de diferentes colores. Tomamos una espátula de metal o un raspador de betún y lo sostenemos contra el lado del pastel mientras giramos lentamente el pastel sobre la mesa giratoria. Así se suavizará el glaseado y hará que los colores se difuminen en un efecto de acuarela. Limpiamos el exceso de betún del raspador, y repetimos hasta que los lados estén lisos y estemos satisfechas con el diseño. Si hay lugares que se ven muy claros o muy oscuros, colocamos algunos puntos de otro color allí y volvemos con el raspador de betún para alisarlo.
  5. Hacemos lo mismo con la parte superior del pastel, colocando líneas y puntos de colores diferentes, luego alisamos con una espátula compensada. Vamos a lo largo de los bordes y eliminamos el exceso del betún de mantequilla de los bordes del pastel. Si deseamos retocar el diseño, refrigeramos el pastel durante 30-45 minutos, hasta que el betún de mantequilla esté duro, luego volvemos con una espátula pequeña y mezclamos diferentes colores en el pastel; es más fácil obtener una mezcla agradable si se está trabajando con una capa base firme de betún  de mantequilla.
  6. Finalmente, presionamos los pinchos, palillos o mondadientes largos en la parte superior del pastel para que sobresalgan una pulgada o dos, y los podamos utilizar para apoyar las rebanadas o rodajas de ágata. Colocamos las rebanadas o rodajas de ágata en la parte superior en un patrón superpuesto. Servimos a temperatura ambiente, ¡y a disfrutarlo!

Fuente: SuperHero!

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *